martes, 21 de febrero de 2017

Querida directora:

Hace pocas semanas fui a una reunión del colegio en el que estudia mi hija de seis años y me sigue retumbando en la cabeza una frase que nos dijo a los padres reiteradamente la directora: “Ustedes pasan 20 horas con sus hijos, y nosotros sólo cuatro”.

Por más que quiero no puedo dejar de pensar en ello pues al parecer esta educadora no tiene ni idea de qué hacemos la mayoría de los padres durante el día y que si sacamos cálculos los maestros pasan más tiempo con nuestros hijos que muchos padres (entre los que lamentablemente nos incluimos mi marido yo).

Quitando las cuatro horas de la escuela, y tomando en cuenta que un niño de esa edad debe dormir de nueve a 12 horas (pero vamos a poner sólo 10 horas nocturnas), partimos de que al día le siguen quedando 14 horas que a su entender debemos dedicarlo enteramente a educar y enseñar las clases que les dan en la escuela a nuestros hijos.

Pero parece que a ella se le olvidó el detalle de que los niños que estudian en ese centro son de clase media baja o pobres, es decir que para mantener un hogar por lo general deben trabajar fuera de la casa los dos progenitores.

Entonces a esas 14 horas vamos a poner que los padres pasan entre 10 y 12 horas fuera del hogar cada día porque es necesario calcular los trayectos hacia y después del trabajo. Es decir que van quedando entre dos y cuatro horas para compartir con sus hijos.

Ahora bien, podemos decir en este punto que estamos parejos de tiempo con las cuatro horas que pasan los niños como mínimo en la escuela, pero en ese tiempo que le queda a los padres también hay que preparar la cena familiar, cuidar de la casa y animales si hay, alistar uniformes, comidas y meriendas del día siguiente, bañar o hacer que su hijo se bañe y cepille los dientes (tareas que pueden resultar campales); hay que jugar un poco con ellos también, ah y se me olvidaba, ayudar a hacer una tarea mínimo de cada asignatura.

Lamento mucho diferir de usted, querida directora, pero los padres no tenemos esas 20 horas cada día para ellos lamentablemente, pues yo quisiera compartir con mis hijas cada día por lo menos esas cuatro horas que pasan los maestros con ellos.

En países como Francia iniciaron movimientos en los que los padres exigen que a las escuelas que no asignen deberes a los estudiantes para hacer en el hogar. No aspiro a una medida tan radical, porque trabajamos todos para un mismo fin que es la superación de nuestros hijos, pero los educadores tienen que entender que no en todas las familias las madres se quedan en casa y que no podemos “competir” en igualdad de condiciones los que sí tienen tiempo y los que no.


miércoles, 15 de febrero de 2017

Dos semanas más de amor

El 9 de este mes entró en vigencia la ampliación de dos semanas de licencia por maternidad en la República Dominicana, lo que obviamente traerá beneficios para miles de niños porque estarán un poco más de tiempo junto a sus madres antes de que estas vuelvan al trajín.

Yo he vivido dos licencias por maternidad y les juro que son las 12 semanas que más rápido pasan; no bien alumbras debes dejar al cuidado de otro un ser completamente indefenso e inmaduro.

Cuando tuve a mi primera hija tomé la licencia en la semana 39 de embarazo sin saber que faltaban 15 días interminables para verle la cara a mi pequeña. Entiendo que ese tiempo pude dedicárselo luego a mi bebé, a la que tuve que dejar en casa con menos de tres meses para reintegrarme al trabajo, y esto porque guardé mis vacaciones, como bien lo contempla la ley dominicana, para unirlas con el descanso por maternidad.

Cuánto hubiese dado yo por esas 14 semanas que ahora disfrutarán de descanso laboral las madres  e hijos. Este tiempo, aunque dista mucho de una vacación como algunos creen y en el que tu cuerpo llega a su límite de cansancio acumulado, es un momento irrepetible en el que la dupla madre-hijo hace una conexión que se extenderá por siempre.

No obstante, aunque no fue mi caso, creo que  alrededor de tres meses y medio es insuficiente para que se pueda subir la baja tasa de lactancia materna exclusiva en el país. Da pena como muchas madres que quieren amamantar, porque saben que es el alimento que su hijo necesita, deben abandonar la lactancia al volver al trabajo porque no encuentran allí un espacio que les permita ordeñarse y mantener así su producción de leche.

Debemos emular naciones como Chile que da opciones para que la madre tome su licencia de hasta 24 semanas, y qué decir de países nórdicos donde ese descanso es de hasta un año.


Cada minuto que la madre pasa con su hijo repercutirá en la salud física y emocional de este, lo que a la larga beneficia al país.

jueves, 9 de febrero de 2017

Personas que tocan el alma

En el ejercicio periodístico conoces de todo, desde presidentes, funcionarios, sindicalistas, víctimas, victimarios. Pero hay personajes que tocan tu alma y, aunque quieras tomar distancia para no cargar con tanto peso en tus hombros, ellos se adhieren perennemente en tu corazón.

Una de ellas es Crismeilin, una niña de nueve años que sufre de leucemia y fue recientemente diagnosticada también con epilepsia y con un tumor en el cerebro, según me cuenta su madre Gleyrys Núñez.

Crismeilin tiene una mirada penetrante, que refleja la manera en la que se aferra a la vida, y una madre que lucha con todas sus fuerzas por sacar a su pequeña adelante. Pelea con fe, porque recursos no tiene.

Su madre es una muchacha que se dio a conocer en 2006 cuando limpiaba vidrios de vehículos en la calle estando embarazada del tercer de sus cuatro hijos. Hizo esa peligroso labor hasta el día antes a parir una preciosura de hijo.

Tras ese parto fue que nació Crismeilin, a la que hay que poner sangre constantemente y hacerle estudios que su familia no puede costear.
La pequeña está interna en el Hospital Infantil Robert Reid Cabral y con ella la madre que como sombra la acompaña siempre.

Oremos porque Dios haga un milagro y la sane o que toque los corazones necesarios para que se le puedan dar todos los tratamientos disponibles y a los que los pobres no tienen acceso, como si no tuvieran derecho a la vida.

Última información que he publicado del caso en El Nacional En este enlace puede encontrar el contacto de la madre y su número de teléfono.

Cuando Reynaldo Brito descubrió a La Lady


lunes, 23 de enero de 2017

18 meses de lactancia... y contando


Mi amada bebé Emma y yo arribamos a los 18 meses de lactancia. No puedo decir que ha sido fácil, porque tuve problemas de grietas en principio pero se solucionó en pocos días al corregir la posición, pero tampoco por llegar a este punto sin tener que recurrir a fórmula aunque trabaje 10 horas diarias me considero una heroína o nada por el estilo.

La lactancia podría ser lo más sencillo y natural del mundo, pues para ella solo son necesarias un bebé y una madre cargada de amor y determinación. Cuando se complica es al tratar de adaptarla a la vida que los padres llevamos, en la que queda poco espacio para quienes más nos importan.

Este escalón, que tampoco es una meta final, ha sido posible gracias a una bebé sabia que instintivamente persigue su fuente de alimento adaptado a su edad, refugio, seguridad, consuelo. 

La organización de apoyo a la lactancia ProlactarRD también ha jugado un papel importante ya que da la fuerza para seguir, el apoyo para combatir un mundo que lamentablemente todavía ve el acto de dar de mamar como algo morboso, una sociedad que no confía en que las mujeres tienen la capacidad de alimentar a sus hijos como lo hacían cuando el bebé estaba dentro del útero, y donde muchos, y por desdicha entre ellos están profesionales de la salud, frustran innumerables lactancias porque siguen aferrados a mitos desoyendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud de que los niños deben recibir dos años de leche materna como mínimo, o los múltiples estudios que cada día suman más razones para dar el pecho sin fecha límite.

Gracias a este grupo también pude materializar el deseo que tuve desde que lactaba a mi primera hija (que lo hice por más de tres años), de donar de mi leche para dar vida a niños en riesgo. Aunque cuando comencé a colaborar con ProlactarRD (con el apoyo a otras madres y en asuntos de comunicación) ya había logrado la lactancia materna exclusiva hasta los seis meses y había donado a particulares, esta experiencia de unirnos para compartir el alimento de nuestros hijos con prematuros de la Maternidad Nuestra Señora de la Altagracia es una de las acciones más gratificantes que jamás hice y espero seguir haciendo hasta que de mis pechos salga leche.

Esta comunidad ha venido a formar parte de mi vida porque también lucha por los derechos de las mujeres y sus hijos con la exigencia de que en las empresas instalen salas de lactancia para poder lograr la necesaria lactancia materna exclusiva y sus innumerables llamados a que el Estado apoye con carácter la lactancia en el país.

No sé hasta cuándo amamantaré a Emma, pero como le digo a todos los que me preguntan: hasta que ella así lo quiera.

viernes, 19 de agosto de 2011

!Cómo el fuerte aplasta al débil!


Impotencia. Es la palabra que mejor describe lo que siento desde hace más de dos meses con relación a la empresa Claro.

Esta multinacional de las comunicaciones, que en el país opera líneas móviles, fijas (con el nombre de Codetel, que fuera orgullo del pueblo dominicano) y de internet, permitió que alguien sacara un teléfono móvil a mi nombre. Y que la mora que se generó afectara por mucho tiempo mi historial crediticio.

La cuenta entró en mora por varios meses y la empresa publicó la deuda en el buró de crédito, como es lo normal.

Pero el problema es que todo esto sucede sin que la supuesta titular, es decir yo, se enterara de nada. Me di cuenta de la alegada deuda cuando solicité mi historial crediticio. Tremenda sorpresa, debía miles de pesos de un celular de Claro.

Mi impotencia inicia desde el mismo momento en que decidí reportar la anomalía en Claro vía telefónica. Me prometieron que iban a hacer una investigación y me pidieron que llamara en unos 20 días. Pasado el período, me comuniqué con ellos y me confirmaron que se produjo un fraude por lo que ellos solicitarían a Datacrédito eliminar la deuda de mi historial. Me dieron un plazo que no cumplieron.

Días después acudía a una sucursal donde me prometieron que me llamarían en uno o dos días para entregarme una carta que yo debería entregar en Datacrédito para que limpiaran mi crédito, cosa que no hicieron.

Al tercer día acudí a la empresa donde una “seca” representante de servicio al cliente me atendió. Pasada como media hora de pie me entregaron la carta. La frase “disculpe los inconvenientes causados” no pasó por la mente de esa persona que en ese momento representaba a la multinacional. Pero la famosa carta no me sirve de nada porque ellos deben encargarse, según la representante, de enviar el reporte a Datacrédito. La empleada me hizo otra promesa de que enviarían ese reporte en tres días, compromiso que tampoco cumplió la empresa.

Y mientras tanto, yo estoy “fichada” como cliente morosa de la empresa Claro, ficha que le causa mucho daño a mi historial de crédito.

¿Como confiar en una compañía que no cumple un simple compromiso?

Esta historia la publiqué como cata a los lectores en el periódico El Nacional: http://www.elnacional.com.do/opiniones/2011/8/19/92339/CARTA-DE-LOS-LECTORES

viernes, 12 de agosto de 2011

Una huelga de teta en la Semana Mundial de la Lactancia Materna


Del primero al 7 de este mes se celebró en todo el mundo la Semana de la Lactancia Materna. Siete días para festejar uno de los mayores actos de amor que podamos realizar. Pero un período en el que creí que esa etapa maravillosa de mi vida se encaminaba al final.

La Semana Mundial de la Lactancia Materna llegó este año en un momento donde mi hija de 17 meses rechazó en varias oportunidades el seno, aún no sé qué pasaba. Pero sí recuerdo la angustia que me provocó las primeras veces, los días siguientes cuando ella se mostraba más interesada en jugar que en tomar su “tete”, como ella misma le dice, comencé a aceptar que había llegado el fin de este episodio de amor en nuestras vidas.

Esta vez fue diferente a la primera huelga de lactancia que hizo cuando tenía unos cinco meses. En aquella oportunidad, como tomaba mucho biberón con mi leche extraída, al parecer prefería ingerir su alimento del tetero y no de la tete. Esa guerra la gané con mucha dedicación y paciencia. Compré biberones que imitan la succión del seno (digo, es lo que prometen en la publicidad) para que le dieran la leche que me sacaba en el trabajo, y busqué mil estrategias para que no dejara el pecho, porque estaba decidida a completar los seis meses de lactancia materna exclusiva, y después continuar con la lactancia hasta que la niña quisiera. En definitiva nos acoplamos otra vez y no habíamos tenido más inconvenientes.

Ahora mi actitud fue más calmada ante la huelga. Si no quería el pecho la dejaba tranquila y en otro momento, cuando ella estaba más calmada, se lo ofrecía nueva vez.

Los días pasaron y poco a poco el conato de huelga pasó, ha vuelto a tomar el seno como antes y espero que lo siga haciendo mucho tiempo más.


Leer de lactancia todo lo que llega a mis manos, principalmente las experiencias de otras mujeres que en determinado momento vivieron problemas similares a los míos, me ha ayudado a luchar contra todos los mitos de lactancia que hay en mi país y a brindarle todo este tiempo el mejor alimento a mi bebé.

viernes, 25 de febrero de 2011

Ofrecen cooperar para operación a periodista



Esperamos que los que ofrecieron ayuda cumplan de corazón y que sea pronto!



Entidades públicas y privadas darán recursos para marcapasos

SHIRA ABREU
Varias instituciones públicas y privadas, así como distintas personalidades prometieron hacer aportes económicos para cubrir el costo del marcapasos que requiere el periodista Teuddy Sánchez, quien se encuentra recluido por serios problemas cardíacos.

Ohelmi Sánchez, hermano del comunicador, dijo esta mañana que el Plan Social de la Presidencia solicitó una cotización del marcapasos valorado en unos 10 o 15 mil dólares.

También se mostró solidario el Ministerio de Medio Ambiente, entidad que le solicitó a los familiares de Sánchez que les envíen una comunicación con la solicitud de la ayuda.

El hermano del periodista dijo que el viceministro de Salud Pública, Julio Shifino, le informó que la empresa Khoury Industrial está dispuesta a aportar económicamente para los gastos médicos del comunicador, quien no tiene capacidad económica para cubrir el costo del cateterismo que le realizaron recientemente, el marcapasos que necesita y los costos de internamiento y honorarios en el Centro de Medicina Avanzada y Telemedicina (Cedimat).

Teuddy Sánchez se encuentra interno desde el sábado cuando sufrió un fallo cardiaco.

Los familiares dijeron que su estado de ánimo actual es bueno y que está esperanzado en que todo saldrá bien. Está en la Unidad de Cuidados Intensivos pero le podrían transferir a una habitación regular a espera del marcapasos, dijo su hermano.

Otras personalidades que han hecho aportes económicos y promesas son el senador de Barahona, Eddy Mateo; los diputados Nerys Medina, del PLD; Marino Montero, PLD; Augusto Féliz, PRD. El ex regidor Eugeni Pérez se comprometió a tramitar ayudas a través de Senasa.
Publicado en El Nacional